Ibones de Brazato

Ruta realizada en agosto de 2018.

Ruta que hicimos desde Baños de Panticosa, subiendo a los Ibones de Brazato. La subida es fuerte pero sencilla y permite disfrutar de un paisaje de alta montaña espectacular, sobre todo con un día tan bonito como el que tuvimos en suerte.
En todo momento se sigue la GR-11 por lo que la ruta está perfectamente señalizada y en general es sendero bueno, con algún tramo de bloques de granito que se pasa cómodamente sin ninguna dificultad.
La subida puede hacerse algo dura, pero el entorno es tan bonito que ni se nota el cansancio. Hay cantidad de flores y pájaros, así que voy entretenida observando e intentando identificar algunos.
La primera parte es una zona de bosque que dejaremos atrás a medida que ganemos altura, pasando a un paisaje típico pirenáico rodeado de cumbres rocosas en las que aún quedaban algunos neveros en pleno agosto.
Llegamos al primer ibón que tiene una presa y lo bordeamos para continuar ascendiendo hacia los llamados "ibones altos" donde las vistas ya son espectaculares.
Nos tomamos la subida con mucha calma, David aprovecha para hacer algunos vuelos de dron y yo para observar aves con mis prismáticos. El día está precioso, soleado pero con algunas nubes en el cielo, que tanto nos gustan.
Atravesamos una zona de bloques y continuamos subiendo hacia el Puerto de Brazatos, que es el paso de la GR-11 hacia la zona de Bujaruelo.
Al paso encontramos algunos neveros, esos que tanto gusta pisar en verano. La parada para la foto es obligada.
En el collado nos tomamos un tiempo para disfrutar de la vistas. Ante nosotros la bajada hacia el valle del Ara (Bujaruelo) y el imponente Macizo del Vignemale. Nos encontramos bastantes montañeros que se dirigen al cercano Pico Baciás.
Y desde aquí, nosotros nos damos la vuelta y regresamos a Baños de Panticosa por el mismo camino de subida.
Una excursión preciosa y sin dificultades técnicas para disfrutar del paisaje de alta montaña.

***

Distancia
13km
Desnivel
+910 m
Dificultad
Ruta fácil en las condiciones que se detallan, verano y buena climatología.
Tras rebasar el primer ibón hay un tramo de sendero por roca que puede requerir apoyar las manos y poco después se atraviesa una zona de bloques de granito, pero en las condiciones descritas no entrañan ninguna dificultad especial.


Aquí os dejo el vídeo de la ruta que grabó David aquel día, no os lo perdáis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castillo de Acher (2384 m)

Y griega de Bujaruelo: Valles de Otal y Ordiso

Una semana en Toulouse