Valle de Izas y Cascada de Las Negras

Ruta realizada en agosto de 2018.

Tenía muchas ganas de conocer el Valle de Izas y este verano, aprovechando un día de mucho calor, se me ocurrió que podía ser una buena opción hacer una ruta por aquella zona y acabar dándome un buen baño en la poza que se forma bajo la Cascada de Las Negras. Dicho y hecho.
La excursión comienza junto al fuerte del Coll de Ladrones en Canfranc, donde hay una buena explanada que sirve como aparcamiento.
Comenzamos caminando en bajada hacia el río y pronto veremos el inicio del sendero a nuestra derecha que está indicado con un cartel de madera.
El sendero va ganando altura ya desde el comienzo. siempre en paralelo al cauce del río, primero por zona de bosque; después por una ladera más pedregosa conocida como La Canchalera, donde habrá que poner algo de atención cuando bajemos, por la pendiente y la piedra suelta; y finalmente, se llega a la zona abierta del valle, unas amplias praderas salpicadas de bloques de roca y atravesadas por el río que desde el fondo del valle desciende formando pequeños saltos de agua y algunas pozas que invitan a refrescarse.
Al llegar a un gran bloque de roca que se encuentra junto al sendero, encontraremos una señal que indica una bifurcación: de frente el camino continua hacia la cascada y el fondo del valle (dirección Formigal); hacia la derecha sale un sendero que remonta una empinada ladera, buscando el fondo de un barranco, para ascender hacia el refugio y el ibón de Iserías.
Como voy bien de tiempo, decido alargar un poco la ruta subiendo hasta el refugio, aunque la visita al ibón la dejo para otra ocasión ya que no llevo agua suficiente para alargar tanto la ruta.
A medida que ganamos altura por esta cara del valle las vistas son más hermosas y finalmente alcanzamos a divisar a lo lejos la Cascada de Las Negras, donde llegaremos después. Una vista que se nos oculta mientras caminamos por el valle hasta que estamos prácticamente sobre ella.
En la chabola que hace las veces de refugio hago un descanso y unas cuantas fotos y comienzo a bajar para aproximarme a la cascada.
Al llegar a la Cascada de Las Negras me encuentro bastante gente bañándose en la poza, así que decido esperar un rato y aprovecho para comer con vistas al impresionante salto de agua. Algo más tarde, la gente comienza a marcharse y entonces me toca a mi darme un buen baño con tranquilidad. El agua está helada, pero el lugar es precioso, así que bien merece la pena.
Después del baño y de tomar un rato el sol, llega la hora de comenzar el camino de regreso. Aunque en la bajada, aún encontraría alguna poza más para bañarme, con vistas a los Campaniles de Izas.
Una excursión sencilla y muy agradable para un día de verano.

***

Distancia
14,5 km
Desnivel
+900 m
Dificultad
Ruta fácil en las condiciones que se detallan, verano y buena climatología.
La zona de La Canchalera en bajada puede resultar algo incómoda por la pendiente con piedra suelta, pero no presenta especial dificultad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Castillo de Acher (2384 m)

Y griega de Bujaruelo: Valles de Otal y Ordiso

Una semana en Toulouse